¿QUIÉNES ERAN LAS OIRAN?

Sin comentarios junio 21, 2018

Las Oiran, son una figura muy curiosa en la historia de Japón. Eran cortesanas (Prostitutas) de alto rango ue desde pequeñas fueron vendidas a burdeles situados en lo que llamaban "barrios de placer". Aunque su función principal era el placer sexual, tenían un servicio de entretenimiento que incluía: baile, caligrafía, música poesía y la conversación. Por esta última debían tener un alto nivel intelectual para mantener una conversación sofisticada ya que, curiosamente, los clientes generalmente deseaban pasar más tiempo con el entreteninmiento artístico que bajo el placer sexual. El poder estar con una Oiran, era un símbolo de poder y riqueza en aquélla época y cada vez se fueron haciendo más elitistas.

Ese elitismo fue el principio de su desaparición, ya que cada vez menos clientes podían pagar para obtener este tipo de servicios y cada vez se precisaba un mayor nivel cultural para disfrutar de ellos.

DIFERENCIAS ENTRE OIRAN Y GEISHA

Una de las más claras era que la Geisha sólo era una mujer artista, en cambio la Oiran a parte de sus conocimientos de distintas artes también ofrecía placer sexual. Los clientes sabían que con una Geisha sólo se podía esperar entretenimiento y un poco de coqueteo, en cambio con la Oiran podrían llegar más allá.

Otra de sus diferencias más marcadas se encuentra en su forma de vestir, sobreto todo en el Obi (especie de cinturón colocado a nivel de la cintura) pues, mientras las Geishas colocaban el nudo en sus espaldas, las Oiran lo colocaban de frente. El Kimono de una Oiran era de colores mucho más llamativos que el de la Geisha. En su maquillaje la Oiran tenía sólo el labio inferior pintado y en su cuello tenía tres rayas blancas mientas que la Geisha se pintaba los dos labios y tenía dos rayas blancas en su cuello.

Hay que destacar el calzado que usaban las Oiran llamado Geta Alto o mitsu-ashi (literalmente, "tres patas").

Aquí os dejo un vídeo en el que podéis observar la forma elegante y estilizada de caminar una Oiran con sus mitsu-ashi


Sin comentarios